.

 

DOMINGO DE RESURRECCIÓN. Jaén 12 de Abril de 2020
 
A los Cofrades de Ntro. P. Jesús Nazareno, a los fieles que asisten a Misa al Camarín y a cuantos lo leyeren.
 
DOMINGO DE RESURRECCIÓN, día de luz y alegría, aunque no saliera el sol, pues está con nosotros el verdadero SOL y la verdadera causa de nuestra ALEGRÍA: CRISTO RESUCITADO. Con el gozo de la Resurrección del Señor os saludo así: ¡Cristo ha resucitado!  ¡Alegría y paz hermanos!
 
Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo.
 
“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, da poco fruto, pero si muere da mucho fruto”, dijo Jesús; y así fue su muerte: una sementera de vida y de gracia; lo que el sepulcro recibía era como un sol oscurecido, que tenía en sí vigor para brillar espléndidamente; era como esa semilla pronta a convertirse en flor y fruto… aquella cavidad, sin estrenar todavía, no guardaba corrupción, sino Vida Plena.
 
Ojalá este día, desde la primera hora, al amanecer, nos haya cogido con las lámparas de la fe encendidas, iluminando nuestra buenas obras. Ojalá hayamos dejado la vieja masa de levadura corrupta y nos hayamos convertido en “pan ácimo”, ese que es de harina integral, sin mezcla de nada, a no ser un poco de sal, para dar más sabor; así, desde hoy, deberían ser nuestras vidas (por lo cristiano y por la experiencia de “coronavirus!... que nos debe decir y servir de algo)
 
Hemos estrenado la PASCUA de 2020, de este Año del Señor. ¿Qué y cuantas cosas nos habrá querido decir en esta larga cuaresma y cuarentena? Todavía vamos a tener día para pensar, contemplarle y hablar con Él.
 
Fíjate qué cosa más bonita nos dice el místico Doctor de la Iglesia San Bernardo, monje del Cister: “El Amor del Esposo, mejor dicho, el Esposo que es Amor, solo quiere a cambio amor y fidelidad. No se resista pues la amada en corresponder a su amor. ¿Puede la esposa dejar de amar, tratándose además de la esposa del amor en persona. ¿Puede no ser amado el que es amor por esencia” Y Cristo Resucitado es el Esposo y nosotros la esposa, déjate amar por Él, trata de corresponder humildemente. Hagamos ahora algunas reflexiones:
 
* Cristo apareció en primer lugar a su Madre, María Santísima de los Dolores y de la Esperanza, por esto también de la Alegría; aunque no nos lo digan los Evangelios ¿quién podría dudarlo? Se miraron, se abrazaron, una nueva “encarnación”, un encuentro de inmenso amor.
 
* Se apareció a María Magdalena y le encargó lo dijera a sus discípulos. Había amado mucho.
 
* Después Juan, el primero, fue testigo del “sepulcro vacío”, era el discípulo amado.
 
* Repetidas veces se apareció a los doce… iban a tener la misión de ser sus testigos.
 
* Una tarde, en el camino de Emaús, se encontró con dos. Les explicó LA PALABRA Y SE MANIFESTÓ EN LA EUCARISTÍA.  Ellos dicen que les ardía el corazón (de amor) y volvieron a la Comunidad.
 
*Con Pedro tuvo una conversación… ¿me amas, me amas, me amas? Y Pedro al final “Señor tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”
 
* Se apareció expresamente a Tomás en medio de los demás discípulos: “No seas incrédulo…” ¡Señor mío y Dios mío! dijo Tomás.
 
*Por último se les apareció a los once en Galilea y les encargó de ir por todo el mundo, anunciando lo que Él les había dicho, enseñando su estilo de vida, mostrando el amor que Él les había tenido… y asegurando “que estaría con nosotros hasta el final”.
 
                        ***Ya veis todo es cuestión de amor***
 
Ojalá, este Domingo de Resurrección, se nos aparezca a todos y tengamos con Él esos encuentros de Amor, recibamos su encargo y nos comprometamos a cumplirlo. FELÍZ PASCUA DE RESURRECCIÓN.
 
Antonio Aranda