.

 

 

 

Lunes, Martes, Miércoles Santos: días 6,7 y 8 de Abril: Reflexiones desde el Camarín de Jesús. 

 

A los cofrades de Ntro. P. Jesús, hermanos y hermanas, a los que frecuentan el Camarín de Jesús y a todo el que lo leyere, Paz y Bendición de parte del Señor Jesús. Os saludo de todo corazón.

 

Entrados ya en los tres día primeros de la Semana Santa, os invito a:

 

1º) Tensar vuestro espíritu, nuestro sentido cristiano y cofrade.

 

2º) Fomentar nuestra cercanía fraterna.

 

Ambas son exigencias de nuestra condición cristiana y cofrade, también como miembros de la sociedad, la gran familia humana; en pocas palabras: nuestra relación con Dios y los hermanos, resumen de la Ley de Dios, los Mandatos del Señor, diez Mandamientos, aquello que nos puede hacer más humanos y así realizarnos a nosotros mismos.

 

Pero ¡atentos! Hoy, gracias a la tecnología, podemos llevar esto a cabo mejor que en otros tiempos, aunque hemos de distinguir muy bien entre los que es estar conectados y estar vinculados;  en el primer caso  las redes nos informan en tiempo real y de modo total, palabras, escritos, imágenes, los hechos mismos con máxima exactitud, pero con la orientación de quienes los recogen y emiten. Así podemos estar conectados con Dios, con trasmisiones múltiples, desde los más recónditos lugares, celebraciones, culto religioso, variado y hasta ecléctico… de todo un poco. Aún con nuestros hermanos, “un WhatsApp, una foto, un Email y tantas otras cosas, siendo fenomenales, pueden comprometernos poco. Todo esto es  importante y bueno, pero no basta, es necesario estar  vinculados, un “porqué” que nos una, algo o Alguien, que nos fusione en nuestro espíritu, afectos, conocimiento, sensibilidad, -tú, yo, nosotros, vosotros- hijos de esta madre tierra en que nacimos y vivimos, hijos, al fin de un único Padre Creador, lleno de misericordia, cuya esencia es AMOR. Vinculados, pues, a Dios en la oración y “haciendo su Voluntad”; y a los hermanos, entre nosotros estar unidos estrechamente, sin exclusión, sin acepción de personas, en todo caso, inclinándonos a quien más lo necesita. No basta, pues, estar conectados hace falta dar el paso a la vinculación.

 

Para estos tres días os propongo:

  1. VINCULACIÓN, ENCUENTRO CON DIOS: *Como la mayoría estáis en casa podéis por la mañana hacer una oración más o menos amplia según las circunstancias, si tenéis niños, hijos, invitarles a la oración; aún los que salgáis a trabajar, igual, pero vosotros, sobre todo, ofrecerle el trabajo al Señor en bien de los demás. * A lo largo del día tened presente a Dios, recordando su Pasión a través de la Imagen de Ntro. P. Jesús que tendréis en vuestra casa, Y CIERTAMENTE TODOS EN EL CORAZÓN. * Tenemos los Evangelios, la Biblia, podéis abrir y leer la Pasión en cada uno de los Evangelistas, meditarla y reflexionar *Bendecid la mesa. *Por la tarde el Rosario a María Dolorosa, el Vía Crucis repasando el Camino de la Amargura, contempladlo desde el corazón.*Si pudierais participar de Misa,  en la 13 a las 11 de la mañana. *Cuanto se os ocurra y que pueda uniros a Dios, será válido, sabiendo que lo que más nos une a Él es el bien que nos hagamos unos a otros; por eso viene lo siguiente:
  1.  VINCULACIÓN, CARIDAD, SOLIDARIDAD, FRATERNIDAD, AMOR A LOS HERMANOS: *Manifestaos amables y bondadosos con los de casa, si hay ancianos o niños más aún. *Los matrimonios más unidos… no merece discutir por nada; manifestaos vuestro amor ahora que estáis más tiempo juntos. *Con los vecinos de la escalera o de la calle, amables y serviciales, olvidad cualquier posible “ofensa” *Con los hermanos cofrades si podéis comunicaros y si estáis de malas con alguno o alguno es buena ocasión para un “telefonazo” así: “no quiero nada solo darte un abrazo, desearte lo mejor…” *Si podéis aportar alguna ayuda económica a Cáritas o a otras instituciones… *hagamos el propósito de hacerlo cuanto que salgamos de esta ¡que buena falta hará!.

    Perdonad este “recetario” porque “vosotras y vosotros” sabéis más que yo y lo que debéis hacer en cada momento. He querido no olvidar mi condición de Capellán y Director Espiritual de esta Cofradía, a la que sirvo más de 10 años y a la que quiero con todo el corazón. UN ABRAZO EN NTRO. P. JESÚS. Ya en estos días estaría en su trono para que lo tuviéramos más cerca. Hasta el Jueves                                                                                                                                                                                                                                                                                                          D Antonio Aranda, Capellán de la Cofradía y del Santuario de Nuestro Padre Jesús.