.

Comienza tu oración realizando la Corona Dolorosa a María Santísima de los Dolores, madre e intercesora nuestra. Pincha aquí si quieres acceder.

 

 

NOVENA CONSAGRADA A NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

 

ACTO DE CONTRICCION

Señor mío, me arrepiento profundamente de todos mis pecados. Humildemente suplico Tu perdón y por medio de Tu gracia, concédeme ser verdaderamente merecedor de Tu amor, por los méritos de Tu Pasión y Tu muerte y por los dolores de Tu Madre Santísima. Amén.

ORACIÓN PARA ESTE SEXTO DÍA DE NOVENA

JESÚS NAZARENO CAE POR SEGUNDA VEZ

Cómo me duele la vida

de verte, Jesús, así,

por mis culpas y por mí

padeciendo sin medida.

En tu segunda caída,

herido por tu dolor,

te hago promesa, Señor,

de renunciar al pecado

y caminar a tu lado,

y merecerme tu amor.

Te contemplamos hoy, Padre Jesús Nazareno, caído de nuevo sobre las duras piedras de aquella calle de amargura que te conducía a tu doloroso suplicio.

Era dura la carga que llevabas, eran duras las injurias de la gente y las provocaciones de los soldados, pero más duro te resultaba el abandono de tus discípulos, tus amigos. Por eso, ya no podías más y derrotado has caído por segunda vez.

Y al verte en esta segunda caída, pienso, Señor Nazareno, en las veces que yo vuelvo a caer y a tropezar, aunque ya me hayas perdonado y te prometiera enmendar mi vida. Y sé que lo que más te duele es mi abandono tantas veces. Por tu Pasión y porque eres Dios de eterna misericordia, te pido, Padre Jesús Nazareno, que perdones mi faltas y mis pecados, aunque sean reincidencia en mi debilidad. Tú que caíste por segunda vez, ayúdame a levantarme siempre que yo vuelva a caer.

Ahora se hace la petición personal de aquella gracia que se desea alcanzar en estos días de novena.

PADRENUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL

Padre de amor, que te entregas sin reserva, extiende tu mano sobre los fieles devotos de Nuestro Padre Jesús Nazareno y concédenos una fe firme y valiente en el testimonio profético de tu Reino. Escucha, oh Padre, nuestras plegarias y haznos capaces de amar sin medida. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

Accede aquí al séptimo dia de noveno