.

Comienza tu oración realizando la Corona Dolorosa a María Santísima de los Dolores, madre e intercesora nuestra. Pincha aquí si quieres acceder.

 

NOVENA CONSAGRADA A NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

 

Acto de contricción

Señor mío, me arrepiento profundamente de todos mis pecados. Humildemente suplico Tu perdón y por medio de Tu gracia, concédeme ser verdaderamente merecedor de Tu amor, por los méritos de Tu Pasión y Tu muerte y por los dolores de Tu Madre Santísima. Amén.

ORACIÓN PARA ESTE QUINTO DÍA DE NOVENA

LA VERONICA SECA EL ROSTRO DE JESÚS NAZARENO

Aquella mujer valiente

de ti se compadeció,

y al limpiar tu hermosa frente,

en su paño, eternamente,

tu Santo Rostro quedó.

Veo tu faz ensangrentada...

¡y hiere como una espada

mis ojos avergonzados,

que nazca de mis pecados

la pena de tu mirada!

Te contemplamos hoy, Padre Jesús Nazareno, parado en tu amargo caminar y dejándote limpiar el rostro por aquella devota mujer, que con su mejor paño, se acercó a Ti para secarte el sudor y la sangre que tenias en la cara.

Fue compasión la que ella sintió y quería hacer algo por ayudarte. Y Tú la dejaste, aunque no consiguiera quitarte tan amargo dolor. ¡Qué grande su corazón y el tuyo!, mi Buen Jesús Nazareno.

Así, también ahora pienso y me arrepiento de todas aquellas veces en las que no hago nada por los demás, pues pienso que es poco lo que puedo hacer. Te pido perdón, Señor, porque a veces, no me compadezco y no me lanzo a limpiar tu rostro en mis hermanos. Y perdón por aquellas otras ocasiones en las que desprecio la ayuda que me ofrecen porque me parece insuficiente para solucionar mi dolor. Que tu gran corazón, Padre Jesús, me enseñe a amar de otra manera, como Tú lo haces por mí.

Ahora se hace la petición personal de aquella gracia que se desea alcanzar en estos días de novena.

PADRENUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL

Padre de amor, que te entregas sin reserva, extiende tu mano sobre los fieles devotos de Nuestro Padre Jesús Nazareno y concédenos una fe firme y valiente en el testimonio profético de tu Reino. Escucha, oh Padre, nuestras plegarias y haznos capaces de amar sin medida. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

 Pincha aqui para pasar el sexto día de novena