.

Comienza tu oración realizando la Corona Dolorosa a María Santísima de los Dolores, madre e intercesora nuestra. Pincha aquí si quieres acceder.  

 

 

 

NOVENA CONSAGRADA A NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

 

 En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén

 

 

Acto de contricción

Señor mío, me arrepiento profundamente de todos mis pecados. Humildemente suplico Tu perdón y por medio de Tu gracia, concédeme ser verdaderamente merecedor de Tu amor, por los méritos de Tu Pasión y Tu muerte y por los dolores de Tu Madre Santísima. Amén.

ORACIÓN PARA ESTE CUARTO DÍA DE NOVENA

  

EL CIRINEO AYUDA A JESÚS NAZARENO

 

Obligaron a Simón

a llevar la cruz contigo

y fue tu apoyo, tu amigo

en la hora de la Pasión.

Como él, mi corazón

quiere pisar tu sendero,

amanecer compañero

de tu preciosa fatiga

y ser tras de ti el primero

que alce la cruz y te siga.

Te contemplamos hoy, Padre Jesús Nazareno, ayudado en tu caminar por el buen Simón Cirineo. Te faltaban las fuerzas y por eso buscaron a alguien que te pudiera ayudar. Pero no había nadie que quisiera, así que tuvieron que obligar a ese Cirineo que nada quería saber de tu muerte.

 

Y poco a poco, en cada paso que iba dando, aquel hombre se iba fijando en tu dolor y tu gran amor. Y tu amor le fue cambiando, hasta que cargó con tu cruz no porque le obligaran, sino porque te quería a Ti, Padre Jesús.

 

Así pienso ahora en la dureza de mi corazón, y te pido perdón por todas las veces en las que yo también me niego y no quiero ayudarte ni ayudar a mis hermanos, ni aunque me obliguen. Te pido el perdón que Tú sabes que necesito y que derrames sobre mi ese gran amor que hizo cambiar a Simón el de Cirene la actitud de su corazón. Que así, yo también cambie para amarte siempre a Ti, Bendito Nazareno.

Ahora se hace la petición personal de aquella gracia que se desea alcanzar en estos días de novena.

PADRENUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL

Padre de amor, que te entregas sin reserva, extiende tu mano sobre los fieles devotos de Nuestro Padre Jesús Nazareno y concédenos una fe firme y valiente en el testimonio profético de tu Reino. Escucha, oh Padre, nuestras plegarias y haznos capaces de amar sin medida. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

Pincha aquí para acceder al quinto día de novena